Nada es lo que parece

Todo empezó aquel día cuando todo parecía tan normal, sus lindos ojos los decían todo, no era más, que algo tan asombroso fuera tan real. Pues si! lo era y mucho, justifique mi miedo con cobardía y me quede callado.

me dije que he hecho, pase de ser un tonto a un miedoso, nada es lo que parece me confundí con su mirada, me ilusione con su sonrisa y calle. Definitivamente soy un tonto por creer que era así!

“Tal ves las acciones humanas terminan siendo muecas, mientras que las palabras no son palabra sin la conciencia”

entrada

Entrada destacada

La fuerza de atracción

No tengo idea de si podré conquistar su realidad, ni siquiera se que hice y que hare me duele el corazón que solito se canso!

Basta me dije a mi mismo la ignorancia de un desencanto no es nada más que la ausencia de un principio con final determinado.

Causas perdidas

No se que fue más triste, si el silencio inquietante de la noche o la ansiedad de no saber a ciencia cierta que sentías, la desesperación de no comprenderlo me tenían en vela cada noche.

La incertidumbre creció más y más, le aposté a que no fuese como tal ves lo hubiese pensado, y aún así me dolia mucho este sentimiento guardado en el fondo de mi corazón. No tenía idea que me enfrentaba a mis propias acciones, la de no actuar cuando debí, la de no atreverme a decirte lo que sentías! Y me basto el abrumador silencio de la madruga, cómplice de una dolorosa pena que sentenciaba a callar y morir lentamente por el miedo a confesarlo todo y fui culpable; culpable del único crimen de no ser lo suficientemente capaz de decirlo a los 4 vientos que te amaba, hoy cargo con mi conciencia frustrada y pagando una cadena perpetua de lágrimas que me matan lentamente.

” es mejor decirlo lo que sentimos, ya que nos consumirá por dentro y lentamente nos acabara emocionalmente nuestras vidas, rie, llora, confiesa, pero no calles, pues morirás igual que yo”

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora